Finuka's Vision World

Una pequeña excursión por el mundo

Abu Dhabi, donde una foto te puede salir caro… octubre 12, 2015

Filed under: Emiratos árabes — finuka @ 8:41 pm
Tags:

Hola trotamundos!

En mi vuelta de Bali tuve una escala de 19 horas en Abu Dhabi, así que ¿por qué no salir a explorar un poco?

Me habían dicho que la ciudad era bastante segura y que no habría problemas en que fuese por mi cuenta, pero decidí contratar un tour. Más que nada porque me daba pereza tener que investigar cómo llegar a lo sitios. Además, Abu Dhabi es enorme y está todo tan separado lo uno de lo otro….y hacía tanto calor….y tanta humedad…

En fin, aterricé a las 7am en Abu Dhabi tras una larga noche de avión en la que apenas dormí. Estuve más de 40 minutos para pasar el control de pasaporte, aunque no tuve que pagar visado. Tras recoger mi maleta y asearme un poco, la dejé en consigna y me dirigí al punto de encuentro. El aeropuerto es enorme. Creo que no había estado en uno tan grande antes. Pero también había mucha obra, así que la mitad de las tiendas estaban cerradas. El punto de encuentro era un hotel que forma parte del mismo aeropuerto.

El tour duraría unas 5 horas y nos enseñaría lo más emblemático de la ciudad. La verdad, menos mal que opté por hacerlo así! Ahora sabréis por qué😉

La primera parada iba a ser la gran mezquita, pero de camino pasamos por varios edificios gubernamentales. Yo iba en el asiento del copiloto y paramos delante de uno de los edificios para que el guía (que también era el conductor) nos pudiese explicar su historia. Era uno de los ministerios. Con sus guardas por fuera y esas cosas. Así que mientras el guía nos contaba cosas del edificio, decidí sacar mi cámara para hacerle una foto. Iba a ser la primera foto de Abu Dhabi. El guía me dio un manotazo en el brazo que sostenía la cámara y en un momento me vi envuelta en una discusión entre el guía y el guarda. El guía decía algo como “ella no sabía nada, acaba de llegar” y “no volverá a pasar, de verdad, no ha hecho la foto”. Y luego siguieron en árabe. Mi cara fue un poema. Entre que no entendía lo que decían y que el guarda estaba bastante enfadado, algo me decía que aquello no era bueno. De repente el guarda se fue y el guía arrancó el coche de nuevo. Y me suelta, bastante agitado, que no puedo sacar fotos. Y que han estado a punto de expulsarme del país.

Como lo leéis. Parece ser que no puedes sacar fotos a prácticamente nada. ¿El motivo? La privacidad de sus habitantes. Es decir, si ves un edificio bonito, ¡prohibido fotos, respeta la privacidad de los que viven en él! Si hay un mausoleo al lado de una mezquita, ¡prohibido fotos, respeta la privacidad del muerto! Si hay un edificio gubernamental chulo, ¡prohibido fotos, respeta a los que trabajan ahí! Y en donde puedes sacar fotos, no puedes posar. Nada de fotos estilo japonés, ni señalando el monumento, ni nada. Y si no, que le pregunten a Rihanna

Pero bueno, el tour continuó sin más percances. Y menos mal! Porque perderme La Gran Mezquita hubiese sido una pena…

La Gran Mezquita

La Gran Mezquita

Una maravilla arquitectónica (e increíblemente cara!) El guía nos iba diciendo lo que costaba cada piedra, cada lámpara y cada alfombra. Hablaba de tantos ceros, que mi cabeza no era capaz de imaginarlos. Esta mezquita es la octava más grande del mundo y tienen la alfombra hecha a mano más grande. Por la noche la iluminan completamente, y el efecto que provoca la luz sobre el mármol blanco es un color azulado. Por eso también la llaman la mezquita azul. Chicas, para visitarla, no os olvidéis de ir bien tapadas…de la cabeza a los pies. Los tobillos y las muñecas están permitidas😉

Tras la mezquita, pasamos por delante de la residencia real. Lo siento, nada de fotos. Pero si puedo decir que ocupaba varias manzanas de largo. Ah! Y por supuesto, tienen su playa privada.

Después nos dirigimos a ver uno de los hoteles más emblemáticos de Abu Dhabi. Realmente, la ciudad es todo hoteles. Sep. Poca fuente, poca estatua, poca plaza…Hoteles y más hoteles.

¿Os suenan estas torres?

DSC00510

Si, son las torres donde se rodó la séptima entrega de la saga de A todo gas. Lo siento, no pude pillar ningún deportivo saltando entre pisos… Pero para aquellos que no hayan visto la película, aquí os dejo un video donde podéis ver esa escena.

Justo en frente de estas torres se encuentra el hotel más caro de la ciudad. Ese típico hotel donde se queda la realeza extranjera y que puede llegar a costar 1000€ la noche en temporada baja…: el Emirate Palace

Entrando al Emirate Palace

Entrando al Emirate Palace

Este hotel no siempre dejan verlo por dentro, pero tuvimos suerte. La entrada es inmensa, y lo primero que te tropiezas en la recepción es una máquina para comprar oro. Lo normal, claro😛

Máquina expendedora de oro.

Máquina expendedora de oro.

Todo en este hotel es extravagante y desmesuradamente grande. Tienen su propio teatro y playa privada. Eso sí. La arena es importada. Una ciudad que tiene desierto e importan arena para una playa privada. ¿Por qué? Porque querían que fuese arena blanca, en lugar de la arena rojiza del desierto…

En fin, después de tanto lujo, vamos al mercado y tenemos una perspectiva de la ciudad muy chula

Skyline de Abu Dhabi

Skyline de Abu Dhabi desde el mercado

De vuelta al aeropuerto, pasamos por el puerto, por la playa pública y por el Ferrari World. Ah! Y entramos al circuito de fórmula 1, porque los que iban haciendo el tour conmigo se quedaban en el hotel que está dentro del circuito.

La verdad, ha sido un tour corto pero suficiente. Abu Dhabi es grande de recorrer pero no hay mucho que ver. Es una ciudad muy segura (parece un gran hermano, con cámaras por todas partes), y me decepcionó un poco no ver deportivos por las calles. Pero desde luego no vez pobreza. Bueno, si te miras al espejo, si jajajaja. Quiero decir, que el turista es el pobre allí. Todo es lujo, todo es grande, todo está limpio. Y todo lo quieren hacer más lujoso y más grande.

Como siempre,

xoxox

Tour: 180 Dirhams con http://www.eatours.ae/

 

Bali, paraíso puro septiembre 26, 2015

Filed under: Indonesia — finuka @ 12:49 pm
Tags: , , , , , , ,

Hola trotamundos!

Llevaba bastante tiempo con la broma de que quería dejarlo todo e irme a Bali. No me preguntéis porqué. A lo mejor, “Come, Reza, Ama” tuvo algo que ver, pero bueno, lo importante es que al final he podido ir a Bali. No…tranquilos, no lo he dejado todo. Para mi desgracia, he vuelto a la realidad :(

Si es que esto es un paraíso. Los paisajes, el ambiente, las puestas de sol y los cielos nocturnos son indescriptibles. Al principio, te vuelves loco intentando sacar fotos de todo; intentando capturar lo que ves en una imagen para, si es posible, dar un poco de envidia a los que se han quedado en casa😛 Pero llega un punto en el que te quedas ensimismado mirando el paisaje, simplemente disfrutando. Hasta que el guía te interrumpe y te suelta: “want photo here, yes?” (¿una foto aquí?) La primera vez lo miras con cara de pocos amigos, ¿para qué me interrumpes?, pero luego hasta agradeces que de vez en cuando alguien te devuelva a la realidad. (Que hay que volver al hotel en algún punto XD)

La aventura empieza cuando aterrizo en Denpasar. Es casi media noche y estoy muerta de todo el día en Yakarta. Menos mal que me quedo en Jimbaran, que está a solo 20 minutos del aeropuerto. Como recomendación, coged los taxis oficiales. Es decir, id al mostrador y pedir el taxi, que si no os cobran un dineral (bueno…dineral en rupias…que en euros sería una carrera de 20€…pero aquí eso es que te han timado).

En Jimbaran paso dos noches y el hotel está en plena playa, aunque el primer día solo la piso para ver la puesta de sol.

Puesta de sol en Jimbaran

Puesta de sol en Jimbaran

Esta playa es bastante turística, pero por lo visto es donde se encuentra el mejor marisco. La verdad es que nos portamos como unos buenos “guiris” y cenamos en los “chiringuitos” de la playa. Para que os hagáis una idea, un menú para dos personas incluye: sopa, verduras, papas fritas o arroz, calamares, gambas o langostinos, cangrejo, langosta, pescado, fruta y dos bebidas por persona. Todo eso te sale 1.000.000Rp (aprox. 60€) Si, comparado con todo lo demás, puede parecer caro, pero ya os digo que es muchísima comida y el marisco es fresco!

Los "chiringuitos" de playa

Los “chiringuitos” de playa

Los siguientes tres días, nos quedaremos en la región de Tabanan, dándonos un capricho en las villas de WakaGangga. En realidad nos íbamos a quedar solo dos noches, pero ¿quién se puede resistir a una villa con spa, piscina privada, playa privada, atención las 24h y a precio de chiste? Yo no.

Villa de WakaGangga

Villa de WakaGangga

Así que hacemos check out en el hotel de Jimbaran y nos dirigimos a WakaGangga. El trayecto dura poco más de una hora y nos cobran 250.000Rp (aprox. 15€) Nada más llegar, te reciben con una toallita frita y un té de bienvenida. ¡Este sitio te hace sentir especial! Dejamos las cosas en la villa, nos damos un festín en el almuerzo y directos a la piscina privada. Después, vienen a darnos un masaje de cortesía y decidimos salir a la playa a ver lo que queda de la puesta de sol. Una lástima que la cámara no capture sensaciones….

Playa de WakaGangga

Playa de WakaGangga

El segundo día, decidimos hacer el vago por la mañana. ¡Para eso están las vacaciones! Nos damos un paseito por la playa, donde te encuentras sorpresas como un templo en la mitad😄

Templo en la playa

Templo en la playa

Y el resto del día lo disfrutamos de lo lindo en la piscina privada, donde cae un par de margaritas…Por la tarde nos recogen para ir a ver la puesta de sol al templo de Tanah Lot. Es un templo que está en un saliente en el mar. Desde luego, te deja sin palabras

Puesta de sol en Tanah Lot

Puesta de sol en Tanah Lot

Amanece el tercer día en Tabanan y decidimos hacer un poco de turisteo (aunque yo me quedaba tirada todo el día en la tumbona con el libro…). Hemos negociado con el conductor que nos recogió ayer y nos va a dar un paseo por toda la zona sur de Bali por 30€ el día entero. Empezamos pasando por Seminyak y la primera parada la hacemos en Nusa Dua, donde nos vamos de excursión hasta la isla de las tortugas

La isla de las tortugas

La isla de las tortugas

Luego bajamos hasta Uluwatu, uno de los sitios preferidos de los surfistas aunque también es famoso por su templo en el acantilado. Dentro del templo no te dejan entrar, salvo que seas hinduísta y vayas a rezar. Pero las vistas exteriores y al acantilado son muy chulas. Eso sí, ¡MUCHO CUIDADO CON LOS MONOS! Tienen una mala leche que para qué…y además, ladrones. No llevéis nada brillante, ni gafas, ni gorras, y esconded la cámara cuando los veáis. Ignoradlos, si no queréis tener que correr detrás (y luego delante) del mono por todo el parque. Creedme, lo vimos😄

Templo de Uluwatu

Templo de Uluwatu

De Uluwatu, subimos hasta Jimbaran para almorzar en la playa, pero antes hacemos una parada en un pequeño sitio donde te enseñan cómo se hace el cafe Luwak. ¿Sabíais que sale de los excrementos de un animal? Con tanto trabajo que lleva para limpiar los granos, no me extraña que cueste un dineral.

Tras echar la tarde en Jimbaran, volvemos a Tabanan, con la intención de ver la puesta de sol desde la playa privada del hotel, pero nos pilla de camino…..

Puesta de sol en los campos de arroz de Tabanan

Puesta de sol en los campos de arroz de Tabanan

Nada que envidiarle a la playa, ¿verdad?😉

Llega el día en que nos toca abandonar la paradisíaca villa de WakaGangga y nos dirigimos a Ubud: ciudad cultural de Bali. Tengo que decir que Ubud mola, pero está excesivamente lleva de turistas y pierde un poco el encanto, sobretodo si lo comparas con los pueblecitos perdidos de Bali por los que hemos pasado.

Ubud es famosa por sus museos, sus galerías, su palacio real, su templo central, el parque de los monos, los campos de arroz  y porque es la ciudad donde Julia Roberts encontró el amor en “Come, Reza, Ama” (si…le sacan partido a la peli, y te lo dicen en la oficina de turismo cuando preguntas ¿Qué me recomiendas ver? ¬¬ ).

Palacio real de Ubud

Palacio real de Ubud

Pero dejad que os cuente eso del “templo central”. Los templos son en Bali, como las iglesias en Roma o los chinos en España: hay uno en cada esquina. Y los pueblos que tienen un tamaño considerable, tienen al menos tres templos: uno a la entrada, uno en el medio (que suele ser el principal) y uno a la salida (dedicado a Durga, nuestra ya conocida diosa de la muerte, mujer de Shiva). Por eso, si veis “Pura Desa” cada dos por tres,  no significa que estéis dando como unos tontos, sino que estáis pasando por el templo central de ese pueblo.

Pura Desa de Ubud

Pura Desa de Ubud

Pero si hay algo que mola en Ubud es el mercado. Si no sabes regatear (como yo), llévate a un experto, porque se pueden sacar cosas muy chulas por un par de euros nada más. Eso sí, ¡es inmenso! (No entiendo como la Roberts encontró el amor ahí…a mi me costó encontrar una pulsera…)

En Ubud nos alojamos en un hotelillo que me recomendaron que está algo apartado del centro (unos 10 minutos en coche, lo que son unas 40-50.ooo Rp), pero es super tranquilo y muy balinés (si es que eso es un estilo ^_^’) Solo una recomendación: aunque las habitaciones en la planta baja molan mucho porque accedes directamente a la piscina…pedid una en la planta alta. Hay menos bichos, jajajaja.

Vistas desde nuestra habitación

Vistas desde nuestra habitación

Nuestro último día en Bali lo vamos a pasar en Bedugul. Así que nuestro conductor (sip, le hemos cogido cariño…) nos recoge a las 12 y nos dirigimos hacia el norte de la isla. Nos ha pillado un día un poco nublado pero no por eso las vistas pierden encanto. La idea es quedarnos cerca del templo Pura Ulun Danu, que está en un lago, en Danau Bratan, pero antes haremos una parada en los campos de arroz (si, si, en esos que salen en las postales :P). Son super bonitos. Tienen un verde que no se puede reflejar ni con la mejor cámara. Y aunque nos chispeó un poco, juzgad vosotros mismos….

Campos de arroz

Campos de arroz

Por fin llegamos a Bedugul y tengo que decir que si me pudiese casar con un sitio, sería este. El hotel es impresionante. Es un conjunto de 6 villas, que tienen acceso privado al lago y al puerto. Y las vistas…las vistas al lago son increíbles, y desde las villas más altas puedes ver el templo de Ulun Danu.

Nuestra villa

Nuestra villa

Hacemos check in, almorzamos en el mismo hotel (con estas vistas, ¿para qué moverse?) y decimos que queremos ir a visitar el templo. Tengo que confesar una cosa. Cuando le pregunté a la chica del hotel por formas para visitar el templo, me esperaba de todo menos “Vale, avisaré a nuestro personal para que os recojan en vuestro puerto privado a las 3:30 y os lleven”. Sep. Mi cara tuvo que ser un poema porque mi amiga tuvo que tirar de mi😄

Atardecer sobre el lago, con vistas al puerto privado

Atardecer sobre el lago, con vistas al puerto privado

Nos llevan hasta el templo en una especie de piragua con tan mala suerte que nos empezó a lloviznar en el camino. No había donde refugiarse, así que nos dio un ataque de risa a los tres (si, si, “capitán” incluido). Eso sí, llegar hasta el templo en ese tipo de embarcación tuvo un efecto muy curioso….Digamos que saldremos en las fotos de las vacaciones de mucha gente😄 Pero mereció la pena

Llegando al templo

Llegando al templo

El templo de Ulun Danu es un templo hinduista que se encuentra en unas islas en el lago. Solo se puede acceder por agua y aunque hay un sitio donde alquilar barcos, si os quedáis por la zona, prácticamente todos los hoteles tienen transporte al templo. Y  pesar de que el día estaba como estaba, este templo te deja sin palabras.

Templo de Ulun Danu

Templo de Ulun Danu

Hoy, la puesta de sol nos pilla en mitad del lago, de vuelta al hotel. Nada mal, ¿no?

Puesta de sol desde el lago

Puesta de sol desde el lago

Una lástima que nuestra estancia en este sitio haya sido tan corta. Desde luego, ¡pienso repetir!

Amanecer desde la villa (by Deepa)

Amanecer desde la villa (by Deepa)

Bali ha sido totalmente mágico. Sé que puede sonar cursi, pero es auténtico. Una isla que todavía es muy natural (¡y esperemos que dure!), donde la gente se desvive por agradar, y donde cada rincón es único (no veréis dos campos de arroz iguales :P). Sé que suele ser un destino surfero, pero esta isla puede ofrecer mucho más que sol, playa y olas.

Como siempre,

xoxox

Hotel Jimbaran: Sari Segara Resort

Hotel Tabanan: WakaGangga

Hotel Ubud: Bunga Permai

Hotel Bedugul: Puri Candikuning Retreat

 

Yakarta, una ciudad para olvidar… septiembre 22, 2015

Filed under: Indonesia — finuka @ 1:40 pm
Tags: ,

Si, trotamundos. Para olvidar que has ido.

¿Cómo decirlo sin que suene mal? Yakarta es….hum…bah! No puedo. Yakarta es fea, pero fea de narices. Y sucia. Y con un olor…Luego dicen que si Sevilla o Venecia. Amigos míos, he estado en ambas y Yakarta gana por goleada.

Pero bueno, empecemos por el principio. Como sabréis si habéis leído los posts anteriores, me estaba quedando dos noches en Yakarta, en un hotel cerca del aeropuerto. En mi último día en la ciudad, tenía toda la mañana libre para verla, ya que mi avión hacia Bali (\o/) no salía hasta por la tarde. Así que hice el check out del hotel, dejé las maletas en consigna y pregunté cómo llegar a la ciudad. Me daban dos opciones:

  1. Llevarme hasta el aeropuerto y allí cogía el bus.
    • Precio: propina al chofer + billete de bus.
    • Opción barata.
    • Tiempo de llegada: más de 1 hora.
  2. Ir en taxi hasta el centro.
    • Precio: Sobre las 200.000 Rp.
    • Opción cara.
    • Tiempo de llegada: más de 1 hora.

Al cambio, el taxi me salía menos de 20€…Opción cara, ¡ven con mamá! (Si…ya lo sé… Voy de rica en este viaje…pero es que para una vez que puedo, ¡aprovecho!)

Una cosa que debéis saber sobre los taxis en Yakarta. Siempre hay que coger los “blue bird“. Van con taxímetro y son muy baratos. Los coches están cuidados y tienen aire acondicionado. Los taxistas no hablan inglés, ni otra lengua que no sea el indonesio, pero siempre intentarán sacarte alguna palabra. Si pasas por algún peaje, lo tienes que pagar tú. Y se espera que le des propina. 10.000Rupias es de rata, 20.000 está bien.

Efectivamente, tardé una hora y media en llegar del hotel al centro histórico de Yakarta (28km). Pero lo que iba viendo, no me convencía.

Las afueras de la ciudad están bastante descuidadas y sucias, pero cerca del centro ” histórico “, la cosa no mejora. El taxi me deja en Kota. Eso es el centro. En concreto, me deja en la plaza Taman Fatahilah donde se encuentran varios museos y el café más famoso de Yakarta: el café Batavia. Esta plaza también es famosa por las bicicletas de colores.

Kota

Taman Fatahilah

En esta plaza me ha pasado lo que nunca. Se acercaron unos niños para ver si me podían entrevistar y luego hacerse una foto conmigo. Fue decir que si, y todo niño que había en la plaza, me hizo las mismas preguntas y una foto ” graciosa”. Creo que nunca me había hecho tantas fotos antes!  Pero vamos, ha sido lo mejor del día.

Las famosas bicicletas de colores

Las famosas bicicletas de colores

Salí de la plaza y me metí en un pequeño mercado callejero. Al principio pintaba bien, pero cuanto más me adentraba, menos me gustaba. Era de comida, y los olores se mezclaban. Seguramente estaba buena, pero no quise arriesgar, que sólo era el comienzo de las vacaciones…

Salí del mercado y fui a dar con uno de tantos canales que tiene la ciudad. Puaj.

El canal, mejor ni tocarlo...

El canal, mejor ni tocarlo…

Volví por donde había venido y me dirigí hacia el norte, hacia la estación de Kota, el puente y el puerto. Al puerto no llegué. En serio, entre el calor, el olor, y los locales persiguiendome para hacerme de guía, me estaba hartando de la ciudad. Además, mirases por donde mirases, sólo había suciedad y edificios feos y descuidados. Eso si, ¿los coches? Impecables.

Llegué al puente de Kota y puedo decir que es lo único bonito de la ciudad.

El puente de Kota

El puente de Kota

Después del puente, dudaba entre volver al hotel o ir hasta el Monas. Me habían dicho que era uno de los imprescindibles de la ciudad y que tenía un mercado muy chulo. Así que bueno, ya que estaba aquí…

Cogí un taxi y en nuestro trayecto hasta Monas, pillamos un atasco (¡qué sorpresa!). A esto que yo estaba mirando por la ventana, ensimismada en el ambiente de la cuidad,  cuando de pronto oigo ronquidos. “¿Ronquidos? Pero si estoy viajando sola” pensé. ¡El taxista se había quedado frito en el atasco! ¡No podía dar crédito a lo que estaba viendo! Cuando ya estaba a punto de hacer ruido, el coche de delante se movió, el taxista se despertó y siguió conduciendo como si nada…¡capaz que hasta tiene práctica!

Por fin llego a Monas. Si…Monas….imprescindible..  Ya. Juzgad vosotros.

El monumento nacional, también conocido como Monas

El monumento nacional, también conocido como Monas

Como veis, se trata de un parque enorme, con una explanada grande y una torre en medio. A la torre se puede subir, y debajo está el museo nacional. Pero tras llegar allí y visto lo que había visto, pasé de ver Yakarta desde las alturas. Ya sólo quería volver al hotel y llegar a Bali. Creo que lo que más me gustó del parque fue la señal de las cosas que NO se pueden hacer….No tengo muy clara la tercera😄

erm...¿no enterrar dinero? O_o

erm…¿no enterrar dinero?O_o

Y por supuesto, taxi que pillé.

El taxista me sacó de la ciudad por la parte nueva. Es increíble lo que cambia. Es todo rascacielos y edificios altos y acristalados. Pero nada interesante para pasear, y más por la falta de sombra y árboles que tiene.

La parte nueva de Yakarta

La parte nueva de Yakarta

Así que nada, una siesta en el taxi, a coger las maletas y al aeropuerto a esperar mi siguiente vuelo.

Ains, ¡qué decepción de ciudad!. Me alegro muchísimo de no haber cogido el hotel en la ciudad porque o hubiera pagado una fortuna o hubiese sido un desastre de sitio. Y total, ¿para qué? Si no puedes disfrutar paseando por la ciudad…. Aunque a lo mejor de noche es más bonita, con eso de que no ves la suciedad….

En fin,
xoxox

Hotel: Swift Inn Aeropolis

Taxi hasta la ciudad: 170.000Rp (unos 11€)

Pejaes: en total, 18.000Rp

 

Yogyakarta: la parada obligatoria de la isla de Java septiembre 21, 2015

Filed under: Indonesia — finuka @ 4:27 pm
Tags: ,

Hola trotamundos!

En mi segundo día en la isla de Java, me he ido a Yogyakarta.

No sé si lo sabéis, pero la isla de Java es alargada y estrecha. Desde Yakarta a Yogyakarta en coche se pueden tardar unas 13 horas; en tren, entre 7 y 9; en avión, una hora. A mi me quedó claro: transporte elegido, el avión! Los billetes rondan unos 50€ ida y vuelta, aunque si no tenéis restricciones de horarios, los hay mucho más baratos. Yo tenía que volar en el primero de la mañana, que llegaba allí a las 7am y coger cualquiera que volviese después de las 5pm, ya que quería aprovechar bien el día. Como conté en el post anterior, no pude reservar los billetes de avión desde España y al llegar al aeropuerto, tampoco pude comprarlos in situ. Así que cuando llegué al hotel, lo primero que hice fue conectar el portátil y pillar los billetes. Solo tuve un problema…para la ida, solo quedaba en la classe business. Para que os hagáis una idea, ese billete desde España, me costaba 600€. Aquí, no pagué más de 120€. ¡En business para Yogyakarta!

En business a precio de chiste

En business a precio de chiste

Yogyakarta tiene dos cosas que no os podéis perder: Prambanan y Borobudur. Cada templo está a un lado de la ciudad. Es decir, que para ir de uno a otro, tienes que volver a la ciudad. Y se puede ir en transporte público.

Si vais poco tiempo como fui yo, lo mejor es contratar un tour. Si no, haced un templo cada día. Id lo más temprano posible, que la luz y la ausencia de gente, hacen que merezca la pena el madrugón. El templo de Borobudur también es famoso por su puesta de sol (que para ver, hay que pagar extra y no es barata). Por desgracia, eso tendré que hacerlo en otra ocasión.

Pero como he dicho, yo contraté un tour. Que casualmente fue privado (yuju! \o/). Me recogieron en el aeropuerto a las 7am, y me llevaron en coche hasta el templo de Prambanan. A la entrada del templo, te dan una especie de pañuelo largo para que te lo pongas en la cintura, como respeto al templo. Y te ofrecen una bebida de bienvenida. Luego descubriré que esto lo hacen en todos los templos que siguen activos.

¿Y qué decir de Prambanan? Es IM-PRE-SIO-NAN-TE.

Prambanan

Prambanan

Es un templo hinduista que originalmente tenía tres niveles, de los cuales quedan solo dos, y solo el nivel 1 está bien conservado. Hubo un terremoto que destrozó el templo, y la gente de los alrededores, en lugar de reconstruirlo, utilizaron las piedras para reconstruir sus casas. Hasta 2000 años después, gracias a un arquitecto danés, el templo no fue reconstruido.  En el nivel 1, hay tres edificaciones grandes con otras tres algo más pequeñas justo en frente. Las edificaciones más grandes son los templos de los dioses principales:Brahma (el creador), Vishnu (el conservador(, and Shiva (el destructor). Cada dios tiene asignando un animal que es su transporte. Los templos pequeños son las casas de dichos animales. Originalmente, cada templo tenía una estatua del dios o animal que guardaba. Los dioses están todos, pero de los animales solo queda el del dios Shiva, que es el toro. Está bastante intacto, a pesar de todos los terremotos que ha sufrido y es porque es una pieza completa de piedra esculpida. Sobre los templos de los dioses, lo que más me llamó la atención es que cuando entras, están totalmente a oscuras y muy húmedos (y no muy agradables de oler, pero bueno, nada peor que el metro en verano). Todos los templos tienen una sola habitación, excepto el de Shiva, que tiene cuatro (a parte de la habitación principal). Está claro aquí quien manda, ¿no? En esas habitaciones podemos encontrar las estatuas de Agastya (el maestro), Ganesha (el hijo de Shiva) y Durga (la mujer de Shiva, señora de la muerte). Hay una leyenda rondando a las mujeres de Yogyakarta que dice que si le tocas tres veces la cara a Durga y luego te la tocas tres veces tu, obtendrás una gran belleza. Eso se basa en que esa diosa era muy pero que muy guapa, hasta que le salió el monstruo del cabreo y se convirtió en la señora de la muerte.

Prambanan

Prambanan

Podéis ver mi foto 360 del templo en este enlace: Prambanan 360

En este parque hay otro templo, el templo de Sewu, teóricamente budista pero inspirado en el hinduismo. Antiguamente, Yogyakarta estaba dividida en dos: una parte budista, con un príncipe budista; y una parte hinduista, con una princesa hindú. El principe y la princesa se casaron, y unieron Yogyakarta. Como ofrenda a su princesa, el principe construyó ese templo. Una vez visto Prambanan, este se queda corto, pero siempre mola hacer un poco el ganso, no?

De meditación...

De meditación…

De Prambanan, nos dirigimos a Borobudur. Están a una hora de distancia en coche. Lo del tráfico en este país es alucinante….Hay motos por todas partes porque son mucho más baratas de comprar, pagar y mantener. Así que como inundan las calles, los coches están constantemente adelantándolas. Incluso cuando no se puede. No me apetece ver como muero, así que mejor me echo una siesta hasta llegar al templo….

Si Prambanan se caracteriza por ser estrecha y alta, Borobudur es todo lo contrario: ancha y bajita. Bueno, “bajita”. Que escalones, tiene unos cuantos…

Lo primero que llama la atención cuando llegamos, es la cantidad de vendedores que nos asaltan. Un truco: ni toquéis, ni miréis. Decid que no con la cabeza (a ser posible, con una sonrisa en la cara) y seguid andando. En el momento en el que tocas algo o haces el amago de pararte, creen que le vas a comprar algo y ya es imposible salir de allí.

Si os pilla un día de mucho calor como a mí, alquilad un paraguas. Creedme, lo agradeceréis porque sombra no hay…

Camino del templo, buscando sombrita

Camino del templo, buscando sombrita

Borobudur es un templo budista de 9 niveles. Cada nivel representa un estado: el nivel 1 es causa y efecto, y el nivel 9 es la perfección o nirvana. Los 6 primeros niveles son cuadrados y los otros tres son redondos y con pocos adornos. Algo así como que en la perfección, no necesitas nada. Solo meditas.

Alcanzando el nirvana

Alcanzando el nirvana

¡No subáis todos los niveles de golpe! Id paseando por cada terraza, que hay escaleras en las cuatro aristas, y así se os hace la subida mucho menos pesada y podéis disfrutar de unas vistas bastante chulas del valle. Cuando lleguéis al nivel 6, veréis como hay unas especies de campanas bordeando cada terraza. Esas campanas se llaman “stupa” (capullo de flor). Dentro de cada una hay un buda, pero como los turistas son/somos como somos, han abierto una de las stupas para que podamos contemplar el buda (y no estemos metiendo la mano donde no es, jajajaja)

Stupas

Stupas

Una vez visto el templo, nos dirigimos hacia la ciudad (una hora de camino!), pero hacemos una parada antes para comer. Desde luego, se les va la mano con el tamaño del menú, aunque estaba todo riquísimo. Eso si, si no queréis picante, aseguraos que han entendido bien, porque a todo te contestan que si:/

Almuerzo

Almuerzo

Como no queda mucho tiempo, en la ciudad me dan una vuelta en coche por la parte más importante y me llevan a ver como se hace el batik

El taller donde hacen el batik

El taller donde hacen el batik

Además, paseamos por la calle Malioboro, un mercado callejero. Durante el día, venden ropa y otros artículos. Durante la noche, venden fruta y verdura. Como bien dijo la guía, si visitas Yogyakarta y no paseas por esta calle, es que no has visto Yogya!

Mercado callejero

Mercado callejero

A la entrada de esta calle, hay un parque con dos árboles de leyenda. Dicen que si pasas entre ellos sin mirar, conseguirás fortuna. Visto lo visto, no se yo si creérmelo….

Una pena que ya estemos de vuelta al aeropuerto (el cual parece de juguete de lo pequeño que es). La verdad es que Yogyakarta me ha encantado. Con razón dicen que es el corazón de la isla de Java. El ambiente es genial, la ciudad está relativamente cuidada, aunque caótica. Desde luego, la visita a esta ciudad es obligatoria si pasas por la isla de Java.

Como siempre,

xoxox

Tour de un día en Yogyakarta: 120$ Yogyatours

 

Indonesia: empieza la aventura septiembre 19, 2015

Filed under: Uncategorized — finuka @ 11:31 am

Hola trotamundos!

Este año he decidido hacer Bali (por fin!). Siempre he querido visitar Bali, y ahora está de moda, así que….¿por qué no aprovechar la oferta?

Me puse a mirar billetes, con idea de parar en algún lado más. Pero llegar hasta Australia se me iba de presupuesto, así que pensé “¿dónde hace escala el avión?” Y aquí estoy, en lugar de hacer una escala de unas horas en Yakarta, he decido hacerla de dos días. Y a la vuelta, un día entero en Abu Dhabi. Conclusión: mis vacaciones del 2016 van a ser Yakarta – Bali – Abu Dhabi

Llegar hasta Yakarta ha costado 26 horas entre vuelos y escalas. He volado con Etihad y tengo que decir que los aviones son maravillosos: asientos espaciosos, buena comida, buena atención, buenas pelis y wifi! (aunque no gratis, pero si barata).

Madrid - Abu Dhabi

Madrid – Abu Dhabi

Hemos salido a las 10 am de Madrid y hemos llegado a las 7pm a Abu Dhabi (hay una hora de diferencia con Madrid). El aeropuerto de Abu Dhabi es enorme! Y frio….muy frio. Así que aunque fuera haga 30º, si tenéis que pasar por este aeropuerto, traed un jersey gordo! Eso si, al menos las salas de espera tienen tumbonas

Sala de espera en Abu Dhabi

Sala de espera en Abu Dhabi

El vuelo hacia Yakarta se retrasó, pero me lo pegué durmiendo. Una ventaja de los vuelos nocturnos!

Abu Dhabi - Yakarta

Abu Dhabi – Yakarta

Tengo que decir que la entrada al país es muy cómoda. Y gratuita! Eso es, todo el tema del visado se puede hacer a la llegada a Indonesia, y en mi caso, me ha salido gratis por ser española y porque entro y salgo del país por el mismo aeropuerto. Algo a tener en cuenta cuando vengáis.

Como dije al principio, mi plan era quedarme en Yakarta dos noches. Así podría ir a visitar Yogyakarta. Así que me busqué un hotel cerca del aeropuerto, porque leí que el tráfico en Yakarta era imposible y no tenía ganas de pegarme madrugones para irme a Yogyakarta.

Lo que no conseguí hacer en España fue sacar los billetes de avión para Yogyakarta. Pero bueno, siempre podía sacarlos a la llegada a Yakarta…¿o no?

No.

El aeropuerto de Yakarta es…peculiar. Me dijeron que no era grande, pero tiene tres terminales, cada una de su padre y de su madre. Y os aseguro que no podéis ir andando entre ellas. Y otra cosa que no podéis hacer es comprar billetes. No hay tienda física que vendan billetes. Increíble, ¿no? Así que me fui corriendo al hotel. Mi definición de “cerca” ha cambiado. El hotel está literalmente pegado al aeropuerto, pero se tarda entre 20 y 30 minutos (con suerte) en coche. ¿El motivo? El acceso al aeropuerto es horrible. Hay que bordearlo siempre, si o sí. Con una carretera de un solo carril y un tráfico que ni la M-30 por las mañanas. De todas formas, los taxis son muy baratos, así que compensa.

En futuras entradas, os iré contando con más detalle los sitios que visite.

Hasta entonces,

x0x0x

Trayecto del aeropuerto al hotel en taxi: 70.000 Rupias Indonesas (~ 4€)

 

2014: El año en que viví con la maleta hecha diciembre 31, 2014

Filed under: Random things — finuka @ 8:00 pm

Hola trotamundos!!

Se acaba el año y toca hacer análisis. Pero tranquilos, que yo no he cumplido ni la mitad de las cosas que tenía en mi lista de propósitos. De todas formas, este año ha sido un año lleno de viajes inesperados. Empecé el año fuera de casa y eso parece que me ha traído suerte, así que también lo termino fuera. Hice cuentas el otro día y aproximadamente uno de cada dos fines de semana me lo pasé fuera de casa. Esta es mi lista resumen🙂

Enero

  • Ginebra, Suiza
  • Tenerife, España
  • Segovia, España

Febrero

  • Ávila, España
  • Barcelona, España

Marzo

  • Sevilla, España

Abril

  • Segovia, España
  • Talavera de la Reina, España
  • Guadalupe, España
  • Budapest, Hungría

Mayo

  • Sevilla, España

Junio

  • Bruselas, Brujas y Gante, Bélgica

Julio

  • México DF, México
  • Bueu, España
  • Cadiz, España

Agosto

  • Guadalupe, España
  • Barcelona, España

Septiembre

  • Amman, Jordania

Octubre

  • Petra, Jordania
  • Londres, Reino Unido

Noviembre

  • Segovia, España
  • Londres, Reino Unido

Diciembre

  • Londres, Reino Unido
  • Barcelona, España
  • Tenerife, España

Y toca acabarlo en Guadalupe, de casa rural. Porque lo que bien empieza…

¡Feliz 2015 a todos!

xoxoxo

 

Jordania, de Amman a Petra octubre 11, 2014

Filed under: Jordania — finuka @ 1:03 pm

Buenos días trotamundos!

Hoy ha tocado madrugar: 7:30 estábamos saliendo del hotel. ¡¡Durante vacaciones!! ¬¬  Pero la verdad es que ha merecido la pena, y mucho!!

La ruta que nos esperaba hoy era: Amman – Madaba – Monte Nebo – Kerak – Pequeña Petra – llegada a Petra para dormir.

Así que la primera parada ha sido Madaba, que está como a 1hora de Amman. La visita ha sido a la iglesia ortodoxa de San Jorge. Desde fuera no impresiona en absoluto, pero dentro nos llevamos una sorpresa: un mosaico bizantino en el suelo que representa un mapa de toda la tierra santa, donde aparecen las antiguas ciudades que la componían. Debido a distintas circunstancias (terremotos, guerras, …) no está completo, pero se cree que cubría todo el suelo de la iglesia.

Mosaico de la Iglesia de San Jorge

Mosaico de la Iglesia de San Jorge

La siguiente parada, a unos 20 minutos de Madaba, está el Monte Nebo, lugar donde Dios le dijo a Moisés que esa era la tierra prometida y se quedara allí. Se cree que está enterrado por alguna parte de dicho monte pero no se sabe muy bien donde… Los franciscanos han construido un monasterio sobre lo que se cree que era el original y parece ser que hay un mosaico intacto de la época bizantina que tiene figuras humanas y que fue protegido por el cuidador del monasterio, cubriéndolo de arena y construyendo uno encima con adornos florales, más acordes con el arte musulmán, para evitar que los musulmanes destruyeran el mosaico original. Un terremoto destruyó el monasterio original y cuando han ido a restaurarlo, han encontrado el mosaico intacto debajo del otro destruido! Pero estaban de reformas y no hemos podido verlo :’(…. Eso sí, las vistas a la tierra prometida son impresionantes: se ve tanto el mar muerto a la izquierda, como Jericó y Jerusalen al frente, justo detrás del río Jordán, y Amman a la derecha.

Tierra Santa

Tierra Santa

Tras hora y media de carretera, hemos parado para comer. Nada especial: más arroz, más cordero y más humus😄 Y de ahí hemos seguido hacia Kerak. Se nota bastante que cada vez estamos más metidos en el desierto por el paisaje

Kerak

Kerak

En Kerak, lo único que hay que visitar es una fortaleza antigua de la época de las cruzadas. Se puede pasear por el castillo pero está bastante derruido. Otra vez, lo mejor son las vistas

Vistas desde la fortaleza

Vistas desde la fortaleza

(Por alguna razón, me recuerda al sur de Tenerife, así que…bueeeno…sí….es bonito…)

Desde Kerak hemos ido hacia la pequeña Petra. Yo solo digo que si la pequeña Petra es así de impresionante….¡¡no puedo esperar a mañana para ver la grande!! A la entrada tenemos esta maravilla en la piedra que solía ser la recepción para que la gente pagase el coste de entrar en el mercado. (Ups! sí, la pequeña Petra era una especie de caravasar que se convirtió en mercado, porque coincidían los del norte con los del sur y era más fácil intercambiar los productos allí).

Pequeña Petra, la recepción

Pequeña Petra, la recepción

Luego pasamos por un pequeño desfiladero, hecho manualmente, hasta dentro del mercado. Lo primero que llama nuestra atención son los restos de un templo al dios Dushara (el dios de dioses, el equivalente a Zeus).

Dentro de la pequeña Petra

Dentro de la pequeña Petra

Y más al fondo entramos en la zona donde estaban las “tiendas” caras. Estas tiendas tenían frescos pintados que cubrían las paredes, pero debido a los beduinos, esos frescos se han perdido. Tan solo queda un pequeño trozo en una de ellas, porque está en alto y los beduinos no subían. Además, por todo el recinto podemos ver dos cosas características: escaleras que suben a la cima de la montaña, para que los guardias pudieran subir a vigilar y proteger el recinto, y unas cisternas de agua con sus correspondientes canales. Aprovechaban muy bien el agua de la lluvia. Tanto es así que hoy en día el agua sigue corriendo por los canales, pero como ya las cisternas no recogen ese agua, el recinto acaba inundado.

Si..es una montaña erosionada por el agua...pero me encanta esta foto! xD

Si..es una montaña erosionada por el agua…pero me encanta esta foto! xD

Ahora toca descansar, que mañana veremos una maravilla del mundo! Sólo sé que si la Pequeña Petra ha sido impresionante, cuando veamos la grande mañana….uff!!

Xoxoxox

Almuerzo: 12’50JOD (caro, la verdad…era un sitio turístico….)

Hora de salida de Amman: 7:30 am

Hora de llegada a Petra: 5:30 pm

1JOD = 1’73€ aprox.